Volver a Grupos

Encuentros para la conversión

ENCUENTROS PARA LA CONVERSIÓN

Durante el tiempo de Cuaresma, nuestra parroquia participa también de una actividad de carácter arciprestal, pensada para el encuentro interparroquial y con la finalidad de preparación para la conversión previa al gozo de la Pascua.

Los “Encuentros para la conversión” vienen organizándose entre diversas parroquias. En el último año participamos junto con San Antonio de Padua, Santa María Micaela y María Auxiliadora, trabajando las propuestas del Consejo Arciprestal sobre el Sacramento de la Reconciliación, la faceta misionera de la Iglesia y la Caridad.

Esta actividad se lleva a cabo en una de las parroquias, que funciona como sede ese año, al igual que otras del Arciprestazgo, y en tres días sucesivos se pretende estudiar, comentar y orar de forma compartida. De forma casi natural, una comunidad interparroquial surge en esos momentos, con cercanía y con oportunidades nuevas de comunicarse. Y es que el formato de estos encuentros está diseñado para favorecer la participación de todos con un tiempo para el diálogo y con oraciones compartidas, tras una charla que una persona de cada parroquia prepara, sirviendo de preparación al tema.

De esta forma tienen lugar estos encuentros que contribuyen a situarse mejor en el escenario en el que el hombre se encuentra cara a cara con Jesús, que nos sacuden esos cimientos en los que nos sentimos cómodamente apoyados, que ayudan a desechar lo que nos sobra y enfrentarnos vacíos a la conversión.

Un buen punto de partida ha sido estos últimos años el mensaje del propio papa Francisco sobre la Cuaresma de cada año litúrgico, así como algunas de sus palabras transmitidas en forma de exhortación apostólica, Evangelii gaudium, entre otras y los comentarios al respecto de algunas parábolas del Evangelio. Desde ahí, y sin perder de vista el Plan pastoral diocesano, las parroquias proponemos unos temas o motivos que nos lleven a la reflexión.

 

ENCUENTROS PARA LA CONVERSIÓN 2018

LA EUCARISTÍA: FUENTE Y CÚLMEN DE LA VIDA CRISTIANA